google.com, pub-2814986738885653, DIRECT, f08c47fec0942fa0
 

Carisma 2.1: Guía definitiva de la vida (Confianza imparable)

Actualizado: 19 dic 2020


(ADVERTENCIA: Este episodio tiene el potencial de explotar tu mente)


Como tener confianza

Me acerqué a ella de frente y sin titubear, sutil pero con determinación hice una seña con la mano para que ella frenara. En ese momento mi mundo se paró, me di cuenta de que el miedo cubría mi cuerpo entero pero ya era demasiado tarde, ya estaba del otro lado y no podía arrepentirme, solo quedaba dar el siguiente paso.

Si llegaste a este libro estoy seguro que es porque en algún momento de tu vida te diste cuenta de que hay en el mundo gente con mucho más carisma, poder y encanto que tú. Cuando tenía 15 años me pasó algo similar, recuerdo estar viendo la película de “American Pie: The book of love” (El libro del amor) y pensar -¿Habrá tal cosa? Y si es así ¿Habrá algún libro secreto que tenga las claves de la vida?- y a partir de eso y durante muchos años me enfoqué en encontrar aquel místico libro que me iluminara con las claves del cosmos.

El tiempo pasó y me fui dando cuenta de que la mayoría de libros que prometen la clave o el secreto para conquistar el universo estaban llenos de basura, al mismo tiempo encontré muchos libros menos conocidos que realmente me revelaron mucho y después de mucho tiempo invertido empecé a darme cuenta de que no era uno si no muchos los secretos que hay que conocer para realmente conocer y conquistar la vida.

Poco a poco fui juntando lo mejor de lo mejor de lo mejor de centenas de libros, experiencias y mentores para poder escribir las palabras que ahora están frente a ti.

En este episodio te voy a compartir todo lo que necesitas saber para tener una confianza imparable, un aura de seguridad y poder que haga que la gente que camina frente a ti sienta tu energía sin que sueltes una sola palabra, para que tus ojos proyecten ese fuego interno que tiene un mesías, para que realmente te vuelvas el puto amo. En este episodio nos vamos a centrar en que desarrolles la confianza y seguridad para hacer lo que sea, en que controles tus emociones y a través del dominio emocional también puedas dominar las emociones de tu audiencia, en tu frecuencia, esa vibra que rodea tu ser, y vamos a finalizar con el desarrollo de una voz hipnótica y el final de tu desarrollo interno.

Este es el último episodio de desarrollo interno, a partir de este vamos a centrarnos en el dominio del mundo que te rodea pero no comas ansias, todavía falta que termines de dominar tu interior.

¿Listo?

Confianza imparable

"-No deberías verme- -Entonces no deberías verte así-"

-James Bond

Todo aquel mortal que ha visto al menos una de las 25 películas (contando la que aún no sale) de James Bond ha pensado dos cosas: Su confianza es irreal y ojala pudiera ser así. Y es cierto, esa confianza que proyecta 007 para acercarse a Mónica Bellucci y con dos palabras seducirla parece irreal pero adquirirla y tener tales resultados (no solo con el sexo opuesto sino también en los negocios, la calle, la vida profesional, familiar, prácticamente todo) es posible.

“Actúa como si tuvieras todas las respuestas” -Bill Burr

De primera instancia la confianza es algo que se gana con los años, la práctica y la experiencia, en un nivel inferior la confianza es algo que se tiene que ganar con mucho esfuerzo, dedicación o habiendo tenido la suerte de haber sido criado (retomando el ejemplo del Pastor Aleman y el xoloitzcuintle del capítulo anterior) desde niño para actuar con confianza.

Pero, siempre hay un pero ¿La confianza se puede ganar de otra forma? Y la respuesta es un gran y rotundo SI, de echo la confianza se construye y este episodio va a actuar como un catalizador para que tengas más confianza en ti mismo que Superman. Para esto vamos a saltar hacia adelante al capítulo de las emociones para comprender la confianza a un nivel más profundo y de ahí regresaremos aquí.


La escalera emocional

La primera vez que lo viví fue en un momento de crisis mayor, estaba haciendo voluntariado como ayudante de un retiro de Yage en el que los organizadores solamente daban la medicina y dejaban a los participantes en un cuarto con música para que estos se organizaran, lo que estaría bien si la gente que estaba ahí tuviera mucha experiencia pero la mayoría eran primerizos.

Para quién nunca ha oído hablar del Yage, resumiéndolo, es un brebaje amazónico considerado mágico que psicológicamente tiene el poder de romper las barreras del subconsciente para desintegrar temporalmente el ego y curar cualquier trauma a la vez que desintoxica el cuerpo, se usa para tratar con gente que tiene traumas muy fuertes (maltrato infantil, violación, ansiedad, entre otras cosas) y para desintoxicar el cuerpo de casi cualquier sustancia (en un fin de semana de Yage el cuerpo puede soltar la adicción a sustancias como cocaína, heroína, metanfetaminas, entre otras), de primera instancia esto suena (y es) fantástico solo que viene acompañado de una parte un poco dolorosa, para ser más certero la sesión incluye vómito y diarrea, malestar emocional y una serie de alucinaciones muy fuertes que pueden aterrar al más poderosos de los heroes griegos.

El caso es que las personas que me habían invitado a participar (a mi parecer) estaban llevando muy mal la situación y un chico estaba al borde de una crisis existencial, lloraba, gritaba y parecía que estaba por empezar a convulsionarse.

-¡Mírame a los ojos! ¿Qué sientes?- Le dije con una voz autoritaria -No quiero, llevo años huyendo de esto- -¿Qué sientes?- Repetí tomándolo de la mano mientras aullaba asustado. -No quiero, son ya 15 años tomando ansiolíticos y 2 que ha sido tan fuerte que solo las anfetaminas me han ayudado ¡No quiero!- -¡Ponle un nombre!- -Ansiedad- Gritó -¿Cómo se siente la ansiedad?- -¡No, no porfavor!- -Deja de huir, mírame a los ojos, tu cuerpo te lo esta pidiendo, tu mente te lo esta implorando, ya no puedes huir más, siéntelo, deja que tu cuerpo lo manifieste, siente la tristeza, el malestar, el dolor, mírame a los ojos, todo va a estar bien al final de la noche- Dije mientras tomaba mi guitarra para tocar una canción empoderadora. -¡Ríndete YA!- Grité

Lo que siguió fue un aullido acompañado de gritos de dolor, el empezó a patalear y durante 10 minutos la escena que siguió fue parecida a la de cualquier exorcismo de película americana, convulsiones, gritos guturales acompañado de pataleo y mucho llanto.

Finalmente el chico se paró de un salto, me recogió del sitio donde estaba sentado y me dio un abrazo.

-15 años había intentado escapar de este dolor, desde los 12 años tomo ansiolíticos, he vivido con miedo pero por primera vez en la vida siento confianza, siento que solté la raíz de todo mi dolor.

La confianza es un estado mental, una frecuencia en la que vibramos, mientras vamos creciendo pasamos por una serie de experiencias que nos crean emociones negativas, estas emociones se van acumulando cuándo las reprimimos y van haciendo una barrera emocional por encima de la confianza.

Finalmente lo que alguna vez fue un niño que vivía maravillado con el mundo, se vuelve un adulto que se esconde en su apatía, la televisión, el entretenimiento, la bebida y las drogas para no tocar el dolor, la tristeza y en enojo entre otras muchas emociones reprimidas a lo largo de su vida.

Y a todo esto se le suma que nuestro ego e identidad para defenderse nos impida si quiera darnos cuenta. El Yage funciona porque primero desintegra la estructura del ego, luego saca a flote las emociones reprimidas permitiendo que se manifiesten, desintoxica el cuerpo de las sustancias que lo intoxican y finalmente lleva al participante hacia un espacio de limpieza emocional, psicológica y física. En mi trayecto a entender al humano en un plano profundo y real tuve la oportunidad de viajar y conocer a chamanes de todo el mundo, que entienden cosas que te volarían la mente, con el fin de entender que es lo que pasa en sus ceremonias mágico-espirituales y poder traerte ese conocimiento y proceso sin la necesidad de que consumas alguna pócima mágica y te retuerzas durante toda la noche escuchando cánticos al lado del fuego.

Volviendo a la confianza, esta se encuentra a la mitad de una escalera emocional. Te estoy a punto de explicar cómo puedes elevarte a ese peldaño para vivir y enfrentarte a la vida con una confianza imparable pero cómo siempre, antes de llegar ahí tenemos que ver que hay en los escalones de abajo.

Como platicábamos en los episodios anteriores, cuando venimos al mundo somos una esfera de 360° de energía que poco a poco se va reprimiendo por miedo a perder el amor de nuestros padres y para tener la validación de la autoridad de nuestro mundo infantil.

Cuando somos chicos nos dicen cosas cómo no llores, no grites, no te enojes, no actúes así y asa, y nosotros seguimos reprimiendo una serie de emociones que se van quedando atoradas en nuestro subconsciente. Como dice el fantástico compendio “meeting the shadow: the hidden power of the dark side of human nature” (Conociendo a la sombra: el poder oculto en el lado oscuro de la naturaleza humana): Es como si tomaras todos estos aspectos de tu persona y los guardaras en una mochila y mientras tu maduras, esos aspectos tuyos se quedan reprimidos en un estado primitivo. Ahora, esos aspectos son muy importantes porque si no los dominas no solo no maduran si no que te impiden madurar en muchos otros aspectos y el resultado que tienes es una generación de personas que por no tocar el dolor reprimido vive escondida detrás de programas basura y entretenimiento que cubre la apatía en la que vivimos día con día.

Ahora, dice el Dr. David Hawkins, psiquiatra con al menos una docena de libros publicados, en una de sus últimas obras “Letting Go: The pathway of surrender” (Dejar ir: el camino de la rendición), que alrededor del 70% de los seres humanos mayores viven en un estado de apatía constante y eso es porque el sistema actual nos manda ahí y luego nos vende mil pastillas mágicas, programas de televisión y necesidades estúpidas para sentirnos bien (Con lo que vas a aprender aquí te vas a sentir con más confianza que si manejaras un Ferrari), de echo nos enseña que para sentirnos bien necesitamos una gran casa, un gran título, un gran coche, una gran novia, una gran familia pero nada de eso es cierto, la confianza es un estado que se alcanza y de echo alcanzarlo sin nada externo hace que a la larga puedas conseguir mucho más fácil todo lo que deseas.

Ya casi empezamos a desarrollar tu confianza ilimitada pero antes quiero profundizar un poco más y contarte un par de historias.

Era Invierno y para no pasar frío el Capitán, un gran amigo, compró una botella de mezcal. El capitán o el comodoro, cómo más tarde lo nombre, era un genio húngaro de 2 metros de altura, cabello ondulado y rubio hasta los hombros, piloto aviador, aventurero y pintor hiperrealista con el que tuve la oportunidad de reunirme en varias ocasiones.

-¡Bloody hell! ¿Qué buscas con tantos viajes Jero?- me preguntó en ingles con su acento británico. -Busco la clave del dominio total, aun no estoy seguro de qué es o cómo se ve pero quiero entender ese secreto que hay que descubrir para conquistar la vida- El capitán empezó a reír antes de exclamar con una sonrisa de satisfacción –Bueno… parece que lo que estás buscando es algo que descubrí hace ya algún tiempo- -¿A qué te refieres?- -Tu sabes… a ese secreto para digamos… controlar la realidad- -¿Lo compartirías? Porque sabes… eso sería bastante conveniente para mi trabajo jajajaja- -la pregunta es ¿Estás listo? Porque vas a necesitar un cuaderno, poner atención y estar dispuesto a destruir tu noción de todo lo que crees que es real-

El capitán me contó su historia, cómo había salido de la familia más pobre del pueblo más pobre de Hungría y se había convertido en un Indiana Jones contemporáneo que ha viajado por todo el mundo aprendiendo de toda clase de personajes casi irreales y cómo poco a poco fue descubriendo las claves para dominar la realidad y cómo desarrollo y acomodó esto en 13 episodios (cómo el los llama) que cualquiera puede seguir pero que el había guardado con gran recelo. Al día siguiente de que tuvimos esa platica fui corriendo a comprar un cuaderno y aproveche cada hora posible hablando con él para aprender lo que él había guardado hasta aquel momento como un tesoro.


Como ser seguro

Mucho de lo que está en este libro está inspirado en el Capitán y aunque también quedara mucho por compartir en esta ocasión, lo que estas aprendiendo y aprenderás es material invaluable, así que no te preocupes, aquí hallarás mucho y en algún futuro no tan lejano pienso publicar mucho más pero todo a su tiempo, ahora retomemos el tema.

Mucha de la gente que ha acudido a mi llega diciéndome –Jero, dame confianza- y repitiendo lo que me dijo Ross Jeffries cuándo aprendía de él hace algunos años, les digo que me den $100,000 euros y a cambio de un frasco con una sustancia que van a tomarse y ¡voilà! Vas a tener confianza. Obviamente esto está más que lejos de la realidad pero eso no quiere decir que casi mágicamente no puedas entrar en un estado intermitente de confianza de forma rápida pero antes de entrar tienes que soltar todos los obstáculos que te impiden alcanzarla.

La confianza es un estado dónde la sensación que predomina puede resumirse en “Sé que pase lo que pase puedo lograrlo” y viene acompañado acciones que lo proyectan. Estas por aprender como soltar esos obstáculos para desarrollar confianza interna, vibrar en esa frecuencia y finalmente proyectarla en tu comunicación con convicción.

Así que empecemos por el principio, soltar.


Soltar

Nada esta inmóvil, todo se mueve, todo vibra” -El kybalion

Todo vibra, desde la más minúscula partícula sub-atómica dentro de una piedra que parece inmóvil hasta la galaxia completa, todo está vibrando siempre, lo que cambia es la frecuencia en la que lo hace. De la misma forma todo tu cuerpo vibra a determinada frecuencia y las emociones tienen mucho que ver con la frecuencia en la que vibras, no es coincidencia que usemos términos como buena vibra y mala vibra cuando vemos a una persona que destella buena o mala energía.

Lo que sucede es que una persona que tiende a estar en un estado emocional negativo también tiene la tendencia de vibrar en una frecuencia baja mientras que una persona que es mucho más positiva también tiende a vibrar en una frecuencia alta. Dando un ejemplo simple, piensa en sonido de alguien rasgando con sus uñas una pizarra, posiblemente el puro echo de pensar en la frecuencia de ese sonido te ponga en un estado que se siente incómodo. Ahora piensa en el sonido harmonioso de un acorde en la guitarra o un te amo, de la misma manera esta manifestación vibratoria sonora tiene el poder de ponerte en un estado positivo.

De la misma forma que las vibraciones sonoras te afectas, las frecuencias de otras personas también lo hacen. Seguramente puedes recordar a una persona cuya vibra es tan alta que solo con su presencia te pone de buen humor, ya sabes esa persona con un aura mágica que solo con estar parada pone a la gente en un estado de felicidad y seguramente puedes pensar en una persona opuesta que te pone de malas con su pura presencia. Ahora esto es real, cuánto más alta sea tu frecuencia más alto vas a vibrar y tu sola frecuencia puede tener un aire mágico.

El primer paso para para poder entrar en la dimensión de la confianza y vibrar en su frecuencia es entender la escalera de las emociones y para esto vamos a empezar por la emoción más baja, la apatía.

Cómo te comentaba hace algunos párrafos, el estado que predomina en el planeta es la apatía y esto es así porque el sistema completo está vibrando a una frecuencia muy baja y al mismo tiempo el escape principal que tenemos de esta frecuencia es constantemente reprimido. Cuándo de pequeño te dicen –No te sientas mal, no llores, no grites- están obligándote a reprimir emociones que se quedan guardadas en su subconsciente.

Cuándo creces estas emociones reprimidas funcionan como una barrera ya que para poder vibrar en una frecuencia mayor necesitas estar emocionalmente limpio y para esto es necesario hacer lo contrario y en vez de reprimir esas emociones tienes que soltarlas. Para esto tienes que primero aceptarlas o dejarlas entrar, sentirlas o dejarlas manifestarse sufriéndolas por un periodo breve y finalmente soltarlas o dejarlas ir.

En un momento te voy a detallar esto pero primero te voy a compartir el orden emocional:

En el punto más bajo tenemos la depresión que es una forma de apatía muy profunda, la apatía es la emoción sin emoción, es un punto en el que lo que esta reprimido es tanto que simplemente tu mente te dice –Ya, en vez de sentirte mal mejor no sientas- y te pone en un estado donde prácticamente vivir no tiene sentido, se siente mal, no hay felicidad, ganas ni motivación. A gran escala la apatía te protege del dolor pero te hace sentir desesperanzado, nada tiene sentido, nada vale la pena. De la mano de la apatía vienen la vergüenza y la culpa y estas se manifiestan como culpa y humillación, todo es miserable, todo es malo.

Para soltar (el proceso de soltar lo tocaremos más adelante) la apatía hay que tocar el dolor que hay en la pena y el miedo, este dolor se manifiesta como arrepentimiento, ansiedad, resistencia y temor y nos da una visión donde la vida es atemorizante y trágica.

Una vez que se suelta el miedo y la pena después de mucho dolor y llanto aparece el deseo, el querer, quiero tener algo, me siento vacío y la emoción que más siento es el anhelo, la necesidad y la decepción de no complacer el deseo. Aunque más adelante también hablaremos de que el deseo es necesario para la realización aquí hablamos de un estado de deseo y anhelo que nunca se alcanzan, siempre necesito algo para sentirme bien, nunca estoy completo, necesito el coche, los zapatos, la casa, el trabajo, la pareja.

Una vez que se trasciende el deseo llega el enojo que se manifiesta a través del odio, de querer ver el mundo arder y esto viene acompañado del orgullo. “yo soy diferente” “yo lo hago bien y todos mal” “todo está mal”, en estos estados se antagoniza y desprecia al resto del mundo, se critica mucho todo y además se demanda que todos hagan lo que uno quiere. El enojo y el orgullo son los primeros estados emocional que nos dan energía, los anteriores solo la drenan más estos son como una línea de cocaína emocional que elevan la energía muchísimo, el problema es que de la misma forma también son muy desgastantes y cuándo la emoción se disipa te deja muy cansado.

Una vez que se trascienden la vergüenza, culpa, apatía, pena, miedo, deseo, enojo y orgullo, finalmente llegamos al coraje, la primera emoción que da más energía de