google.com, pub-2814986738885653, DIRECT, f08c47fec0942fa0
 

Carisma 2.2 Guía definitiva de la vida (Dominio emocional: tuyo y de tu audiencia)


Bueno llegamos aquí, después de aprender a dirigir y controlar tu mente y pensamientos, después de adentrarnos en la confianza y la convicción nos toca saltar a las profundidades del dominio emocional.

En este episodio vas a aprender a dominar tus emociones y después aprender a dirigir y controlar las emociones de quienes te rodean a través de la comunicación de alta fidelidad. Es un episodio muy potente que va a subir bastante tu medidor de dominio de la realidad, cómo siempre vamos a empezar desde lo sencillo y sobre eso tu y yo iremos subiendo hasta lo más avanzado para convertirte en un auténtico Jedi emocional.

Así que sin más que decir empecemos por el principio ¿Qué es una emoción?


Poder Jedi Real

Emociones

Las emociones en sí son reacciones psicofisiológicas que tenemos ante un estímulo. Esto quiere decir que ante una acción, persona u objeto estamos condicionados para reaccionar con una emoción, como platicábamos hace unos episodios hablando del cerebro triuno la capa más vieja del cerebro o la capa reptiliana percibe un estimulo y lo traduce a “corre, pelea, come o reprodúcete” después la siguiente capa, el cerebro mamífero, traduce el estímulo a una emoción y finalmente la última capa, el neocortex o cerebro racional, le da un significado.

Ahora, a nivel biológico estamos programados para reaccionar emocionalmente ante diferentes estímulos, a sentir miedo ante una amenaza, a aplacarnos frente a la autoridad, a sentir atracción ante una pareja potencial o amor frente a la familia y socialmente esto está bien, este condicionamiento por un lado hace que vivir en sociedad sea fácil aunque al mismo tiempo nos limita para ser corderos que sienten lo que están programados para sentir, nos programa para sentir lo que se supone que sintamos.


Inteligencia emocional

Los problemas son que, primero no nos enseñan a tener control sobre nuestras emociones, estas solo suceden y las tenemos y no podemos ni controlarlas ni usar su verdadero potencial lo que no solo nos quita muchísimo poder sino que a demás nos hace mucho más propensos a ser manipulados por el sistema. Carlos Castañeda dice en su libro “El lado activo del infinito” que vivimos en humanarios, lugares dónde de la misma forma que los humanos críamos ganado para devorarlos, a los humanos nos crían para trabajar de forma ciega para mantener el sistema y mantenernos apendejados y entretenidos, cómo ese capítulo de Rick y Morty dónde ambos personajes entran en la batería del coche dónde Rick creó un mini-universo y tiene a toda una civilización trabajando para generar energía para su coche, es una mezcla de “Un mundo feliz” de Aldous Huxley y “1984” de Goerge Orwell.

Ahora cuándo vivimos en reacción estamos viviendo como esclavos a los estímulos externos, cómo en la película “They Live” dónde John Nada se pone unas gafas y empieza a ver los significados ocultos en la publicidad. En el mundo moderno la publicidad nos condiciona y nos dice que desear, que nos debe hacer sentir bien y que nos debe hacer sentir mal, que nos gusta y que no, que está bien y mal, cuáles son nuestros límites, cómo sentirnos y cómo vivir. Esta bien ser feliz pero hasta un punto determinado, si cruzas la raya ya no es socialmente aceptado.

Esto es un punto a tu favor porque cuándo termines este libro vas a darte cuenta de que serás un súper hombre con visión nocturna en un mundo de ciegos, tu sigue leyendo.

Lo que sigue es comprender que la sociedad nos presiona, la autoridad nos presiona, nos dice dónde esta el límite emocional que podemos tener en nuestro día a día, no puedes despertarte y morir de risa y éxtasis por el puro echo de amar la vida porque eso es extraño y no tienes una razón aceptable para hacerlo, si lo haces por que si es por que estas loco pero yo te invito a enloquecer un poco, es más, en este mismo momento simplemente piensa en cómo se siente reírse e intenta reírte sin nada gracioso, solo por el gusto de reírte, porque reírte se siente bien… inténtalo… intenta excitarte, piensa en algo que te excite y evoca la emoción, piensa en ese pivonazo o ese tipo que te calienta o en esa fantasía reprimida que tienes y pon atención a la emoción.

El primer paso para tener dominio emocional es, primero darte cuenta de que tú eres quien siente las emociones y que estas vienen de tu interior aunque aparezcan por un estímulo externo, segundo que te des cuenta que si, cómo decíamos, eres lo que piensas, lo que piensas también puede hacerte sentir y que tu tienes control y responsabilidad sobre tus emociones (lo que dejaría sin trabajo 70% de los psiquiatras del mundo que prescriben anti depresivos en vez de enseñar a usar la mente) y tercero, tu puedes masturbarte emocionalmente en cualquier momento.

Es así de sencillo, comprender que tú eres el dueño de tus emociones a diferentes niveles se traduce en qué tu tienes control total sobre lo que sientes. Por eso hice tanto énfasis hace algunos episodios en el poder de dirigir tus pensamiento ya que en un momento de estrés el echo de enfocarte en una pregunta como ¿Qué puedo pensar que me desestérese? Va a llevarte a pensar en algo que te desestérese y elegir pensar ¿Qué emoción prefiero sentir? Va a llevarte a pensar en qué emoción estas teniendo y cuál te sería más conveniente tener y vas a poder cambiarla inmediatamente si tienes las ganas y la voluntad de hacerlo.

SI, es así de sencillo, inténtalo ahora mismo, de la misma forma que si piensas que puedes mover tu dedo índice de arriba abajo le puedes ordenar a tu cuerpo que lo haga (lo que damos por hecho por que hacemos sin pensar), puedes programarte para sentir lo que quieres sentir, es parte de meditar tu realidad momento a momento. En este momento respira profundo y hazte consciente de que estas sintiendo y piensa ¿Qué quiero sentir? Si de primera instancia te cuesta sentirlo directamente, solo piensa en alguna vez en la que te sentiste así y piensa cómo era tu respiración, tus muecas faciales, tu lenguaje no verbal y evoca la emoción. Si de plano no recuerdas solo pregúntate ¿Cómo me vería si me sintiera (feliz, triste, emocionado, motivado, poderoso, valiente, con ira, etc. Etc. Etc.)?


Dominio Emocional

La idea aquí es reprogramarte, al principio vas a tener que estar muy consciente y atento a qué sientes alrededor del día, puedes ponerte 10 alarmas en el celular que te digan “¿Qué estoy sintiendo?” y que te recuerden tomar un break 10 veces al día, poner atención a lo que estás sintiendo, darte cuenta si es la emoción óptimo y si no, sol, elegir la emoción que quieres sentir.

Al principio pasar del enojo al amor va a ser complicado ya que toda tu fisiología y psique van a estar centradas en el enojo y el enojo viene con mucha resistencia pero cuánto más lo hagas más rápido vas a controlarlo.

Lo que sigue es que entiendas que de la misma forma que los pensamientos te ponen en un estado emocional, cuando tienes una emoción percibes el mundo desde ella y una emoción puede activar una reacción en cadena de miles de pensamientos. Si sueles sentirte enojado la mayoría de tus pensamientos van a venir desde el enojo, así vas a percibir el mundo y así vas a actuar en consecuencia (observa el mapa de la consciencia que viene en el episodio anterior dónde viene cada emoción y la visión que esta te da del mundo AQUÍ). Es cuestión de que te digas –NO, la cosa no esta mal, solo estoy percibiendo el mundo desde esta emoción- te hagas consciente de lo que estas sintiendo, lo sientas y lo sueltes y cambies tu estado. Por esto puse tanto énfasis en el episodio anterior en el proceso de concientizarte con lo que sientes, sentirlo y soltarlo.

Uno de los ejercicios que más hago con los participantes de mis talleres y con mis clientes es el de decirles que cuenten su mañana con diferentes emociones. Primero la cuenten tal cual fue, luego la cuenten con enojo, luego con amor, luego con tedio, luego con miedo, luego con tristeza y así sucesivamente para que noten como inclusive a lo que le ponen atención cambia según como se sintieron.

Hazlo ahora mismo, frente al espejo cuéntate tu mañana actuando como si estuvieras enojado hasta que te enojes, actuando temeroso, triste, sobre-estimulado, etc. Y date cuenta de cómo puedes cambiar tu propio estado.

Otro ejercicio consiste en solo relatar lo que está pasando en el momento en el que estas de la misma manera, desde diferentes emociones, piensa ¿Qué quiero sentir? describe el momento en el que estas y lo que te rodea desde esa emoción. Puedes decir "El sol brilla, hay una pared blanca, si blanca y un árbol, es tan increíble" y seguir así por 3 minutos actuando como si sintieras la emoción que quieras hasta que la empieces a sentir. "Fake it till you make it".

Ahora que tienes una noción básica sobre cómo puedes masturbar tu mente emocionalmente para llevarte a la emoción que quieres podemos pasar a la siguiente parte. Aunque me gustaría tener más que decir creo que esto es una cosa relativamente sencilla (aunque no fácil) que simplemente no nos enseñan, no nos enseñan a hacernos consciente de la sensación de cada emoción que tenemos mientras la tenemos, no nos enseñan a controlar nuestras emociones, no nos enseñan ninguna clase de inteligencia emocional y en general no nos dicen nada más qué –No te sientas así, siéntete asa-.

Lo que sigue es llevar la emoción a un clímax, realmente llévala al máximo. El condicionamiento social nos dice qué tan felices podemos sentirnos según lo que tenemos o lo que estamos viviendo pero la verdad es que puedes sentirte en éxtasis inclusive en el peor de los momentos. Piensa ¿Del 1 al 10 qué tan fuerte es la emoción que estoy sintiendo? Digamos que es un 4. Después piensa –Ok ¿cómo sería un 6?- luego un 8 y luego un 10 y luego piensa que el 10 realmente es un 5 y cómo se vería en ese caso el 7, 8, 9 y 10 y repite hasta que realmente estés en el nivel emocional más alto que puedas aunque se vea raro.

Aprende a llevarte de un estado a otro, si no estás siendo un rockstar intenta empezar sintiéndote tranquilo y relajado, de ahí llévate a estar activo y ve subiendo la energía y escalando sobre ti mismo hasta que salga una parte optimista y enérgica y de ahí sube hasta sentirte como el puto amo. Elige un set de emociones a tener por Default y entrénate para que ese sea tu estado normal, en mi caso es el de “El puto amo” que es una combinación de valentía, poder, diversión y de sentirme en control y maravillado conmigo mismo y el mundo que me rodea.

Antes de proceder, enciérrate en un lugar dónde puedas practicar esto e inténtalo y empieza a programarte a estar en un estado positivo todo el tiempo aunque no tengas ganas, es normal que al principio haya resistencia o se te olvide pero poco a poco lo vas a ir dominando hasta que se vuelva tan natural como respirar.

Si ya lo hiciste continuemos con lo siguiente, ya tienes la base para controlar tus emociones ahora ¿Qué sigue?


Emociones

Transferencia de estado

Aquí empieza lo bueno. Sigmund Freud propuso la teoría de la transferencia de estado cuando se dio cuenta que un psicólogo al pasar mucho tiempo con un cliente tenía la tendencia a sentirse como el cliente aunque no hubiera pasado por el trauma que lo puso así. Esto es porque nuestras neuronas espejo, las que se encargan de la empatía, observan la emoción más fuerte que hay dentro de la dinámica social y para empatizar con la otra persona la copian.

Así que cómo decíamos con la ley de la realidad dominante, cuándo dos o mas personas interactúan, aquella que crea con mayor determinación en su realidad y la exprese mejor va arrastrar al resto, lo mismo sucede con las emociones, la persona que tenga la emoción más potente va a arrastrar al resto de la gente a su emoción, esto pasa mucho con los grandes actores del mundo, los comediantes, las personas que hablan en público, los líderes religiosos y los políticos entre otros.


Conacta a Jero Krohnengold

Por lo que, primero tienes que entender que normalmente nos inhibimos a sentir determinada emoción por presión social, es lo que sucede cuando en vez de explotar hacia afuera emocionalmente, las emociones externas te afectan y reaccionas a ellas. Como cuando de chico un grupo de niñ@s te vio feo y te sentiste mal porque así te hicieron sentir. Esto pasa con todo, el grupo siempre va a ejercer poder sobre el individuo a menos que el individuo sea más fuerte que el grupo y lo arrastre a su realidad (lo que estas aprendiendo a hacer).

Por esto tienes que aprender a aceptar que la presión social siempre va a estar ahí y va a hacer que te sientas incomodo sintiéndote bien en un velorio o riéndote mientras te regaña un policía (también debes tener inteligencia social y saber que reírte en un velorio no es muy productivo), la cuestión es aprender a vivir sintiendo la presión social y actuando sin que te afecte.

He notado esto en diferentes ocasiones, una de ellas fue cuándo la policía me paro a las 2 de la mañana saliendo de casa de una exnovia entrando por accidente en sentido contrario en una calle que no conocía. Para hacer el cuento corto, mientras los policías intentaban intimidarme y someterme con una actitud agresiva yo permanecí sonriendo y diciendo que todo estaba bien, en un punto intentaron que les diera dinero y yo solo le dije al oficial –me encantaría ayudarle pero no tengo cómo arreglarme con usted de otra manera, dígame a que procede y ya me puedo ir, todo está bien- con una sonrisa y asintiendo con la cabeza hasta que el oficial dijo –si todo está bien joven, ya sabe que aquí es otro sentido, buenas noches-. Hace poco lo volví a hacer en un intento de extorsión dónde la policía me paro caminando solo en la noche con $12,000.oo encima. El oficial sacó el dinero lo vio y tras muchas preguntas e intentos de irse con el dinero yo solo continué diciendo –ese dinero no se puede tocar, tengo que llegar a casa, todo está bien, gracias por preocuparse y cuidarme, todo esta bien- con una sonrisa y asintiendo con la cabeza una vez más. Resumiendo, el oficial terminó dándome un aventón a mi casa y me devolvió cada peso… menos $100.oo que le di al bajarme en agradecimiento por su apoyo. Y esto ha pasado muchas veces, con chicas enojadas, con autoridades agresivas, con miembros del equipo de trabajo e inclusive con mi familia, es ese momento en el que Obi-Wan dice –Estos no son los androides que busca- y el clon de la república repite –estos no son los androides que busco- y lo deja ir.

La cuestión es no someterte a la presión social y permanecer controlado.


Influencia emocional


Control emocional

La reacción de la no reacción

En una dinámica social o interacción siempre va a haber una persona reaccionando más a la otra, la persona que reacciona más es la que menos valor tiene y la que reacciona menos o no reacciona es la que más valor y poder tiene. Tienes que entrenarte a no reaccionar y en vez de eso volverte la causa de las reacciones ajenas.

La mayoría de las personas viven siendo reactivas a otras personas, a su entorno, a lo que ven y oyen, frases como “me hizo sentir mal”, “me puso triste” entre otras, proyectan falta de responsabilidad sobre las emociones personales y debilidad mental. Aprender a no reaccionar es el primer paso, en los cursos que doy pongo a una persona a contar su mañana en un estado emocional poderoso, después lo repite pero el grupo lo empieza a insultar y le grita con el fin de distraerla y hacerlo reaccionar y finalmente inclusive lo pican, empujan, molestan, hacen cosquillas, el fin del ejercicio es que sin importar lo que pase el participante hable 2 minutos sin reaccionar.

Otro ejercicio muy divertido consiste en que dos participantes se pongan uno frente a otro y uno simule ser una chica y el otro un chico ligando, el participante que es la chico tiene que hablar y ligar sin parar mientras que la chica tiene que rechazarlo, gritarle, insultarlo y distraerlo pero el otro no debe reaccionar.

Este ejercicio nació un día que iba saliendo con Luths (un buen amigo) de Bar 27, un antro que solía estar en Santa Fe en CDMX. Había un grupo de 3 bellas mujeres y un hombre por lo que muy inspirado le dije a Luths que iba a ir a conocerlas. Me acerqué y dije –Qué tal ¿Cómo están?- asumiendo la misma familiaridad que tengo con mis amigas más cercanas, ellas solo me ignoraron e hicieron una mueca de asco y Luth me hizo una expresión para que nos fuéramos.

Pero yo proseguí –Yo soy Jero ¿Cómo te llamas?- y no hubo reacción por lo que yo seguí hablando –Hoy vine desde Cuernavaca con uno de mis mejores amigos, no conocía este lugar pero me gustó, realmente creo que tiene una buena combinación de buena gente y música pero ya es tarde y ahora estoy aquí para y…- seguí hablando cosas al azar por un minuto y medio sin obtener respuesta hasta que poco a poco empecé a ver cómo su pie empezaba a moverse hacia mí, una de ella estaba empezando a reaccionar a mi felicidad y energía por lo que terminé con un –Por cierto soy Jero ¿Cómo te llamas tú y tus amigas?- y ella enseguida volteo y dijo –Soy María y ellas son Romina y Paulette- y a partir de eso la interacción real empezó.

Lo que quiero que entiendas es que al principio la gente quizá no reaccione a ti, quizá ni siquiera te haga caso pero si persistes comportándote de otra forma y estando en un estado positivo y poderoso van a terminar reaccionando a ti. Ese día en vez de que yo reaccionara a su cara de “no me hables” o a su energía negativa, permanecí feliz hasta que pasó lo contrario.

Has la prueba, llega a una tienda y habla enojado y ve como el cajero te contesta mal y haz lo contrario entra feliz y aunque la persona que tienes delante este enojada tú permanece en un estado positivo e inténtala hacer reaccionar, jálalo a tu realidad de buena vibra y felicidad. Ya nos centraremos en la parte hablada de la interacción, recuerda que vamos construyendo de poco en poco pero bueno, ya con esto cubierto, ahora que entendiste que tú puedes tener el poder dentro del marco de la interacción y dirigirla hacia dónde quieras controlando tus emociones y ya q